Si tu web va a tratar datos delicados tales como tarjetas de crédito, datos bancarios u otros similares, es importante que el usuario confíe en que nadie más que tú tendrá acceso a ellos. Tener una web segura instalando un Certificado SSL te permite garantizar esa confianza y ofrecer tranquilidad a tus clientes.

Internet se basa en transferencia de datos: cuando abres una web, ves un vídeo o descargas un correo, por poner unos ejemplos, estás recibiendo datos desde un servidor hacia tu ordenador.

Igualmente, cuando haces una compra o rellenas el formulario de una web, envías datos desde tu ordenador hasta el servidor de esa página.

Todos estos datos que cruzan la red en ambos sentidos van codificados de manera que los reciba el destinatario adecuado en cada momento.

Pero cuando estamos ante el envío y la recepción de datos más delicados (como tarjetas de crédito, datos bancarios o similares), el responsable de esta información debe de aplicar el máximo de cuidado para que nadie más pueda captarlos durante el proceso, o que si son interceptados, estén encriptados y no puedan leerse.

Los protocolos de encriptación con Certificado SSL aseguran esta protección de los datos de los usuarios de tu web y son imprescindibles para ofrecerles un mínimo de seguridad.

Tipos de certificado SSL

Existen diferentes tipos de certificado, para cubrir necesidades diversas en los sitios web.

Hay certificados básicos más económicos que transmitirán los datos encriptados, pero no será tan visual para el usuario ni se habrá comprobado por parte del certificador que la empresa que hay detrás del dominio es quien dice ser. Desde ahí, podemos optar por diferentes opciones, hasta las más complejas en las que hay que enviar todo tipo de documentación para que la entidad certificadora verifique que la web y el dominio o subdominios a proteger son propiedad de tu empresa, y nos emitirán el certificado más seguro posible, para mostrar en la barra de navegación el candado verde junto con el nombre de nuestra empresa.

Después de estudiar tu caso particular, en QualityStudio te aconsejaremos el tipo de Certificado SSL más adecuado para tu proyecto, realizaremos las gestiones con el emisor del Certificado para obtenerlo y finalmente lo instalaremos en tu web, para poder navegar con HTTPS y asegurar los datos enviados y recibidos por tu web.

Asegura tu web con HTTPS

¿Es obligatorio tener un certificado SSL en mi web?

No dejes que nadie interfiera en las transacciones de tu web

Existen muchos tipos de sitios web: corporativos, catálogos, blogs, tiendas online… Depende de cómo se programe cada uno, pero en la mayoría de los casos no es obligatorio aunque sí recomendable.

La mayoría de las webs no recogen datos bancarios ni de tarjetas de crédito (quizá los datos más sensibles que se comparten en Internet) sino que se conectan con la plataforma de una entidad bancaria en el momento de transmitir estos datos. El banco sí que trabaja bajo este protocolo de seguridad, con lo que los datos del cliente quedan totalmente protegidos. El propietario de la web ni siquiera tiene acceso a esta información del cliente en ningún momento.

Aun así, instalar un Certificado SSL en tu web o tienda online es una decisión que siempre recomendamos, ya que igualmente se está transfiriendo un volumen de información importante (datos personales, contraseñas, etc.) y tener una web segura ayudará a diferenciarte como una empresa más seria.

No es que la ley te obligue a hacerlo, ni siquiera en el caso de las tiendas online, pero nuestro consejo es que no te arriesgues teniendo una web “no segura”. Proteger los datos que comparten contigo tus clientes es un beneficio para ellos, pero también lo es para ti: la falta de confianza es uno de los motivos por los que muchos usuarios rechazan utilizar servicios online.

Seguridad SSL y SEO, una ventaja colateral

Utilizar el protocolo de navegación segura (HTTPS) gracias a un certificado SSL en tu página web tiene una ventaja adicional: un salto de calidad en los estándares de valoración que aplica Google a la hora de posicionar las páginas web. Así, aunque no es un factor SEO importantísimo, sí es un asunto a tener presente.

En caso de que te plantees instalar el Certificado SSL en una web que ya está funcionando, asegúrate de que el trabajo lo supervisa un equipo especialista en SEO para evitar contenidos duplicados y errores 404 que penalizarían tu posicionamiento.

¡Asegurar tu web tiene premio!

Asegura tu web con un Certificado SSL

Pídenos información