Un marketplace es un centro comercial o un mercadillo virtual: un sitio online donde se reúnen múltiples vendedores. Y al igual que ocurre en un centro comercial, es un lugar que consigue atraer a muchísimos usuarios. Usuarios que además acceden con un interés claro: comprar.

Si quieres vender en Internet tienes tres opciones: tener tu tienda propia, vender a través de un marketplace (tipo Amazon, por ejemplo) o trabajar con un modelo mixto que incluya las dos opciones.

En cualquier caso, los marketplaces te permiten mostrar tus productos ante muchas personas que aún no te conocen.

Al plantearnos qué hace una tienda online pensamos principalmente en la venta de productos. Pero en Internet también se comercializan muchos servicios: reservas en restaurantes y hoteles, actividades de ocio, cursos online, seguros, etc. Existen sitios online que aglutinan este tipo de empresas (Edreams, Groupon, Trivago…), y a la hora de valorar nuestra presencia en ellos como negocio debemos valorar aspectos similares a los que exponemos a continuación.

Qué es un marketplace

Un marketplace es un centro comercial virtual, un sitio online donde se encuentran múltiples compradores y vendedores de forma simultánea. El propietario de la plataforma facilita la herramienta de venta, pero no dispone de productos o servicios propios. Los usuarios de tipo vendedor “alquilan” el espacio para ofrecer sus productos, generalmente creando una tienda dentro del marketplace.

Por su modo de funcionamiento, diferenciamos dos tipos de marketplaces: 1. Aquellos en los que la venta se cierra en el mismo sitio (como por ejemplo, Amazon); 2. Los que envían al usuario a la tienda online propia del vendedor en el momento de cerrar la venta, también conocidos como programas de afiliado (como por ejemplo los comparadores tipo Rastreator).

Cada plataforma tiene sus condiciones y política de precios. Pero por norma general, crear una tienda en estos sitios no conlleva un desembolso inicial, sino que se abona una comisión por cada venta realizada o cliente remitido.

Ejemplos de marketplaces en España son Amazon, Rastreator, Kelkoo, Ebay, Twenga, Wallapop, Google Shopping o Solostocks.

Vende online en un marketplace

Ventajas y desventajas de los marketplaces

Llega a clientes en todo el planeta

¿Qué ventaja tiene ubicar tu tienda física en un centro comercial? Está claro: el tráfico de gente que tendrás asegurado. Personas dispuestas a comprar, pues por ese motivo se encuentran allí.

Lo mismo ocurre en el mundo virtual. La gran ventaja de los marketplaces es la enorme cantidad de personas que los utilizan, facilitando la visibilidad de tus productos aunque la marca aún no sea conocida. Visibilidad, por cierto, ante personas dispuestas a comprar online.

Otra ventaja de estas plataformas es la seguridad que ofrecen al cliente. Mucha gente los conoce y los utiliza, y además los administradores ofrecen garantías adicionales a los compradores. Eso genera tranquilidad en algunos clientes indecisos, como por ejemplo aquellos que todavía no te conocen y por eso no se animan a arriesgar comprando directamente en tu tienda online.

Ahora bien, antes de lanzarse a vender en un marketplace es preciso valorar algunos aspectos. El primero son las comisiones. El uso de las mejores de estas plataformas no es gratuito (o quizá tengan una opción gratuita, pero está limitada a pequeños vendedores no profesionales). Cada una tiene sus condiciones y política de precios, pero en algunos casos no son baratos.

Otra cuestión a tener en cuenta es la competencia, con la que convives directamente en este tipo de venta online. Eso te obliga a conseguir que tu producto destaque de alguna manera (por precio, ofreciendo un valor diferencial o creando una prueba social). Cierto, esto es algo que siempre deberías tener en cuenta cuando vendes por internet, pero se hace más importante cuando en la puerta de al lado tienes situada a tu competencia.

Tienda propia, tienda en un marketplace o ambas

A la hora de vender por Internet esta es una pregunta habitual: ¿Qué es lo que más me interesa? ¿Desarrollar una tienda online propia, abrir una tienda en un marketplace o trabajar a la par en ambos?

Y como siempre, la respuesta no acepta “fórmulas cerradas”, porque depende en gran parte de la situación de cada negocio. Debe estudiarse cada proyecto de forma individual.

Para algunos empresarios tener una tienda online propia es la mejor opción desde el principio, y no les interesa utilizar el marketplace ya que el tráfico llega a través de otras fuentes.

En cambio, para otros negocios y productos, abrir una tienda en un marketplace permite empezar a vender sin tener que empezar con el respaldo de grandes campañas de marketing. Quizá, más adelante podrá tener su propia tienda. (Un inciso: si el marketplace es del tipo “Programa de afiliado”, se necesitará disponer de tienda propia en cualquier caso).

Por último, en el caso de muchas otras empresas online, el marketplace es una forma de publicidad de su tienda online propia, la manera de llegar a mucha gente que después derivan hacia su tienda online propia. Es el caso, por ejemplo, de Google Shopping (marketplace del tipo afiliado, porque la venta se realiza en la tienda online propia) con el que puedes mejorar la visibilidad de tus mejores productos.

Mejora tus ventas con los marketplaces

Llega a más público con tus productos

Pídenos información